miércoles, 5 de marzo de 2014

Cómo crear desde cero un plan de inversión mediante fondos


Una cuestión que se repite entre los inversores, especialmente entre los nuevos y recién llegados desde depósitos, es si debe ponerse de golpe todo el capital destinado a fondos en el momento de entrar o hacerlo escalonadamente.

Como siempre, va a depender de muchos factores, como del porcentaje de capital destinado a fondos, el plazo de inversión, el perfil de riesgo y por tanto el tipo de fondos a invertir.

Si vamos a destinar una pequeña parte del capital a la cartera de fondos, y los fondos son poco volátiles (por ejemplo menos de 4 ó 5% de volatilidad) podríamos entrar al principio e ir rebalanceando posteriormente según nuestra estrategia. Pero si deseamos minimizar los riesgos y realizar la cartera de forma ordenada, podemos seguir la guía que se explica a continuación.

¿Por dónde empezar?

Siempre se dice que antes de empezar con algo, sea una inversión en fondos o en el tema que sea, hay que saber hacia dónde queremos ir y luego empezar a caminar, porque empezar a caminar sin rumbo puede llevar a que nos perdamos.

Primer paso, defina la rentabilidad objetivo 

Si nuestro propósito es obtener un 1% anual o si es obtener un 10% anual evidentemente nos llevará a asumir diferentes riesgos y diferentes vehículos de inversión. A más rentabilidad objetivo, mayor riesgo deberemos asumir, no cabe duda.

Segundo paso, defina el plazo de inversión 

Muchos inversores planean su inversión a largo plazo, más de diez años, sin embargo toman decisiones “en caliente” basados en acontecimientos del corto plazo, lo que puede echar por la borda nuestro plan.

Tercer paso, defina su estrategia 

Teniendo clara la rentabilidad objetivo y el plazo de inversión, deberíamos decidir los vehículos que nos van a llevar a tales resultados; donde vendrá definido el tipo de activo (mercado monetario, renta fija, renta variable, materias primas, divisas, etc.) el porcentaje destinado a cada uno, y un plan de asignación de activos en el tiempo, por ejemplo si vamos a destinar un capital inicialmente y no vamos a aportar nada más o si vamos a ir haciendo aportaciones periódicamente.

Manos a la obra con un ejemplo 

Vamos a proceder con un ejemplo que sirva de guía para empezar, se trata de una cartera creada para este ejemplo, no es propósito recomendarla a ningún inversor por lo que no se recomienda invertir en ella sin haber analizado los riesgos que pueda comportar.

Capital inicial disponible: 40.000 €

Aportaciones anuales (opcional): 6.000 € (que corresponde a 500 € al mes)

Objetivo de rentabilidad: 4-5% anual
Plazo de inversión: 5 años
Perfil de riesgo: moderado (un nivel medio)

Con este perfil decidimos invertir en varios fondos, una pequeña parte en renta fija, otra pequeña parte en renta variable y vamos a asumir que no tenemos grandes conocimientos y no vamos a estar pendientes del mercado, por lo que seleccionamos varios fondos mixtos, donde los gestores tendrán la libertad de gestionar el peso de la parte de liquidez / renta fija / renta variable, dentro de las posibilidades que figuren en el folleto del fondo publicado en la CNMV. 

CARTERA DE FONDOS

(M) DWS Fondepósito Plus A FI (ES0136787035) * 5.000 €
(RF) Pictet-EUR Short Mid-Term Bonds-R (LU0167160653) 3.000 €
(RF) ING (L) Renta Fund Europe High Yield P EUR Acc (LU0529381476) 2.000 €
(RV) CapitalatWork Umbrella Fund Contrarian Equities at Work A (LU0262746562) 5.000 €
(Mx) Renta 4 Pegasus (ES01733210033) 10.000 € 
(Mx) M&G Optimal Income (GB00B1VMCY9) 10.000 € 
(Mx) Cartesio X (ES0116567035) 5.000 €
*(Fondo Monetario dependerá de la comercializadora con la que trabajemos) 

La distribución de activos quedaría:

(M) Monetarios: 5.000 €
(RF) Renta fija: 5.000 €
(RV) Renta variable: 5.000 €
(Mx) Mixtos: 25.000 €

(texto cortado, ver entrada completa en el siguiente enlace:
http://www.rankia.com/blog/cartera-de-fondos/2204870-como-crear-cero-plan-inversion-mediante-fondos )

Una vez añadidos a nuestro calendario con los correspondientes recordatorios por email, no tendremos que estar pendientes de cómo o cuándo hacer las aportaciones, evitando dejarnos llevar por “calentones” del corto plazo; porque a qué inversor novato no se le ha pasado por la cabeza al ver subir en exceso un fondo:

“¡vaya, si lo sé hubiera comprado más… voy a aportar más que está subiendo!"

O por el contrario:

“¡qué mal lo está haciendo este fondo, debería haber invertido menos en él… voy a vender participaciones!"

De esta manera lo que estaríamos haciendo es minimizar el riesgo de entrar en un mal momento de mercado, o evitar estar a la espera de la corrección que nunca llega, por ejemplo, y es que la psicología es un factor difícil de controlar, de ahí la importancia de tener una planificación bien trabajada.

Este artículo pretende ser una guía a modo de ejemplo, principalmente para aquellos inversores que empiezan a trabajar con fondos y no tienen claro cómo dar el primer paso. Los fondos que aparecen y el paso asignado a cada uno no significan una recomendación de inversión, ni el reparto y la frecuencia de las aportaciones sucesivas.

1 comentario: